Contigo siempre me faltó el aire.

Es una mierda vivir con todo lo que me has enseñado. Solo busco unos cascos y mil calles que recorrer. Ya lo dijo un loco: encerrarse en uno mismo no es tal malo. Como Edipo me arranqué los ojos para llorar con el alma. No dolió más que tu sonrisa rozando mi memoria. Es curioso como se forman brechas en los caminos, como se desgarran los poemas.

Ojalá nuestros dedos buscando la paz en nuestros cuerpos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s